Buscar este blog

domingo, 30 de diciembre de 2018







 A mis hijos, Giddelis y Ramses


Ramas que nacen del mismo tronco. 
Árbol sembrado para que en el porvenir 
no se transformará en carnicero del alma.

En la lejanía los vi crecer, 
y detrás de las cercas en un soplo se van los años.

Los mensajes llegaban tardíos en aquel territorio 
donde alabanzas y maldiciones se gritan en otra lengua.

Una sonrisa nunca será plena dentro de un sobre sellado.

Poco faltó para perderlos en aquella huida.
La libertad tuvo más fuerza que permanecer amándolos.
Y no les pude cumplir la promesa de cambiar el mundo.
Hubo tantas patrias, que al final ninguna fue verdadera.
Afortunados ustedes que nunca donaron sus manos 
para construir la tribuna que se debía reverenciar.

Al menos preservaron el canto al que lleva a cuesta un planeta roto.

Bendecidos en esta concurrencia
que el capricho del Eterno ha propiciado.
Dichosa la grandeza de quienes abren sus brazos 
al que retorna con destellos que sin darse cuenta se van apagando.













Soy madero.
Afuera cuelga en oscilante ocio 
la fruta que cae y se fermenta. 
En la corteza el bálsamo 
marca la piel de quien busca reposo.
Quien me iguale lo sacudirá el viento.
Sabrá de inclinación y ruptura.
Querrá ser fuego que no sangre.
Bestia, dios, hoguera de espigas.

Contemplad los pájaros picotear 
Hasta crear el surtidor de aserrín 
que estiban al amanecer caravanas de hormigas.
Todo resguardo, sin distinción.

Luz que verdea cuando los amantes se tumban 
fuera o dentro del bosque.
Ámame mientras dure. 
Detrás del puente cuyos pilotes atañen 
a los talados troncos que a veces sangran
 Dentro del tren que surca entre los arcos 
cuyas sombras enarbolan  
Esperad mi ascensión y hurgare con dóciles golpes 
los ventanales del aposento.






jueves, 27 de diciembre de 2018

Al memorable Heberto Padilla









Al memorable Heberto Padilla

Contra humo y ceniza, amigo. 
Que no reduzcan nuestras vidas a eso. 
Tratemos que el olvido no nos venza,  
que la mesa en desorden  
no impida escribir sobre el paraje 
donde se depositan las mejores ilusiones.
Llega el verano y demasiado resplandor impide mirar de frente
 a las esbeltas muchachas que nada saben de ti, 
pero que con seguridad te hubieran amado.
Si conocieras a la que inspira mi atardecer, 
mandarías a una escuadra de poetas rusos  
que dispararán contra esta repentina locura.
 Así a veces somos, tercos, pretenciosos. 
Nos tambaleamos, estamos a punto de cerrar los parpados, 
y a pesar de esto, creemos con inusual vehemencia 
en el nuevo rostro que se acerca.
Que no te rompan la alianza, que no te impidan cenar 
con la loba solitaria en el radiante huerto. 
Ya bastante nos han encausado, asustados hemos ido por el mundo…

San Francisco, C.A. 2000

martes, 25 de diciembre de 2018

Poema: El Hombre cruz







El hombre cruz, cuya boca es un manantial de perdones, 
sabe el disfraz que hay que ponerse en esta época 
de bombas y estandartes.
Con la barba amarillenta y  sandalias desvencijadas, 
se sienta conmigo a tomar un café en una de esas fondas que hieden a grasa que se pudre.
Luego, en silenciosa marcha nos encaminamos 
a la vieja ceiba, hacemos la ronda en busca del amor 
que a toda costa hay que recobrar, 
para bien de los hombres, y para bien de mi mismo.
Hay gente que al verlo lo distingue, 
y le pide con insolencia un traje de novia, 
la carpa de un circo, 
caballos de pura raza que asciendan ligeros 
hacia la cima de una montaña. 
Y cuando el hombre cruz, pálido como la cera derretida, nada puede ofrecerles, 
la gente enfurecida se pregunta: 
¿quién es ese que vende limones 
en los cruces de los arrabales 
y lo persigue una jauría que lame 
las llagas purulentas de sus tobillos?

Y el hombre cruz poco antes de partir, confiesa:

Quien no espera milagros ostenta el prodigio de hacerlos.


El Inmenso Silencio

' EL INMENSO SILENCIO A mi buen padre Regresaba de estar con mi padre en sus últimos momentos. Me había esperado, no sé cuán...