Acércate





Acércate,

y dime como fueron las últimas noches en aquella ínsula.

Declara ante el templo que todo hombre lleva
a cuantos amigos perdiste 

y cuantos ahora son irreconocibles. 

Acércate, porque hay palabras que deben ser dichas en tono bajo, 
como si se le hablara a un padre ya anciano 
y henchido de malos presagios. 
Acércate más, quiero ver tus ojos,

que son también los míos
y los de nuestros muertos.
 Que tú boca roce mi oreja, 

para que lo que digas no se disipe

y raudo entre en mi corazón 

como quien sigiloso transita
por ese riachuelo que divide la vida.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Compañeros de Viaje

OBRA DE ALEJANDRO LORENZO

El redescubrimiento del maestro Jesus de Armas.