PUENTES









A Ildiko Hercia

Me preguntas qué ha pasado con tantas mujeres que cruzaron,
reposaron en mi y que olvide y me olvidaron.
Fui un puente capaz de resistir
la vertiginosa marcha de los trenes victoriosos.
Uno por donde cruzó la desidia y la necedad de los jóvenes.
En donde se refugió la hacedora de consignas,
la forastera que miraba al mar sin saber que lo era,
la pintora que dibujaba al padre
y no perdonaba el silencio de su rostro
cuando lo trazaba en el lienzo.
Ahora soy un puente que se quiebra, quizás irreparable,
que de nada te servirá
aunque juegues a cruzarlo
y prometas limpiar el mangle
y las voces de aquellos  hombres
que al cause de los ríos
 arrojaron el arrepentimiento
y nunca llegaron a ser escuchados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No olvidemos a nuestros Poetas

Compañeros de Viaje